Mejores formas de romper el ayuno intermitente

Actualizado: 28 jul


Mejores formas de romper el ayuno intermitente
Mejores formas de romper el ayuno intermitente

Sabemos que el ayuno intermitente aporta importantes beneficios a todo nuestro organismo, que se traduce a una vida más sana y en armonía. Ahora bien, así como es muy importante controlar las horas de ayuno y de ingesta, este proceso también requiere extrema atención al momento de elegir que ingerir para romperlo. Por eso en este artículo te hablaremos sobre las mejores formas de romper el ayuno intermitente.


Mejores formas de romper el ayuno intermitente
Mejores formas de romper el ayuno intermitente

Antes que nada y como regla más importante es no combinar carbohidratos y grasas ya que esta mezcla genera picos de insulina. A su vez, intenta comer despacio y una porción de comida moderada.


Dieta cetogénica para mantener el estado de cetosis después del ayuno


En un inicio, la dieta keto o cetogénica se implementaba como parte de una terapia para sanar afecciones neurológicas, entre ellas la epilepsia o enfermedades neurodegenerativas.

Esta dieta, data de hace más de cien años y fue el Doctor Rossell Wilder quien le puso su nombre. La misma se basa en cambiar la fuente de energía con la que se alimenta nuestro cuerpo.

Entonces, en vez de usar como combustible a los hidratos de carbono, usamos grasas. Al restringir los carbohidratos de nuestro cuerpo, el mismo comienza a quemar todas las grasas que se acumulaban en él.

A su vez, la grasa, a diferencia de los carbohidratos, no solo representa una excelente fuente de energía, sino que también es un alimento excelente para nuestras células.

Cuando ya hay una cierta carga de cuerpos cetogénicos en sangre, el organismo entra en lo que llamamos cetosis. Esto puede tardar algunos días desde el inicio de la dieta. Es por eso que cuando empezamos la dieta keto podemos sentirnos algo cansados, significa que el cuerpo aún no empezó a alimentarse de las grasas.


Qué comer en dieta keto


Durante la dieta keto o cetogénica, se eliminan por completo los cereales y derivados, independientemente de que lleven o no gluten. Por lo tanto, debes descartar aquellos alimentos tales como garbanzos, lentejas, frijoles, arroz, maíz en todas sus formas, trigo en todas sus formas, verduras almidonadas como las batatas, papas, mandiocas, remolachas y zanahorias y las frutas excepto los frutos rojos, aguacate, coco y arándanos.

En la dieta cetogénica, las grasas protagonizan nuestra dieta, por lo que vas a sentirte saciado y a gusto con la comida. Podrás incluir alimentos como carne, quesos no procesados, manteca ghee, huevos, pescados grasos y mariscos.

También podrás utilizar aceite de oliva extra virgen, aceite de coco, pasta de maní, frutos secos, verduras de hoja verde, kale, aguacates, frutos rojos y arándanos, también semillas como la de sésamo, entre otros.

Una de las ventajas de la dieta keto es que excluye todo alimento ultra procesado, como los aceites refinados, la comida rápida y aquellas grasas poco saludables.


AYUNO INTERMITENTE Y ALIMENTACIÓN


Ten en cuenta que el ayuno intermitente no nos exige comer menos, ni restringirnos a la hora de la alimentación, por lo tanto, no debemos considerarlo una dieta, sino más bien una práctica que puede mejorar nuestros hábitos y convertirse en un estilo de vida.

Si bien no es una dieta en sí, si optamos por introducir esta práctica milenaria en nuestras vidas, es importante que nuestra alimentación sea rica en todos los nutrientes esenciales y comencemos a ser más conscientes de nuestros procesos físicos, psíquicos y emocionales.


Evita los picos de glucosa


Los cereales, dulces y postres, como también algunas frutas y los tubérculos son ricos en fructosa (un tipo de azúcar). Por eso, debemos consumirlos con cuidado y precaución, evitando abusar de ellos.

Cuando permanecemos en ayuno nuestros niveles de azúcar bajan estrepitosamente, para luego subir cuando ingerimos un nuevo alimento. Por eso, a la hora de hacerlo, pensemos que debemos elevar esos niveles de manera minuciosa, para mantener cierta estabilidad y no subidas y bajadas extremas.

Si nuestro índice de glucemia es una montaña rusa, esa inestabilidad va a trasladarse a todos los aspectos de nuestro cuerpo y nuestra mente y causaremos mucho estrés a nuestro organismo. Es por eso por lo que la dieta mediterránea, paleo y cetogénica son excelentes opciones para mantener bajos los niveles del índice glucémico, ya que se trata de dietas pobres en carbohidratos.


Haz consciente el proceso alimentario


Al ingerir un alimento le extraemos su azúcar y la convertimos en glucosa que entra en nuestras células para ser convertida en energía, mientras que el páncreas detecta la glucosa en sangre y libera insulina. Si no gastamos toda aquella energía que generó nuestro cuerpo, la misma es convertida en grasa. Esa grasa pasará a formar parte de nuestras reservas de energía.

Cuando dejamos de comer, nuestro cuerpo produce energía a partir de reservas de glucógeno que tenemos en el hígado (la de la última comida), y dependiendo de cuántas tengamos, entre las doce y treinta y seis horas posteriores, utilizará las reservas de grasa para continuar produciendo energía.

Cuando comemos pocas veces durante un día, la glucosa, que sube después de cada comida y la insulina, tienen tiempo para disminuir la cantidad de glucosa en sangre y acelerar estos procesos.


¿Qué se puede consumir durante el ayuno?


Sí bien cuando ayunamos podemos consumir infusiones (libres de azúcar y de sodio) y agua para mantenernos hidratados, si sufrimos de acidez o de gastritis es importante evitar el café ya que es sumamente irritante. Podemos reemplazar el café por té de hierbas, como manzanilla, tilo, boldo, diente de león, cola de caballo, caléndula, o tu favorito.


¿Qué puedo consumir durante el ayuno?