top of page

¡No tomes estos suplementos si tienes más de 50 años!


A medida que envejecemos, es esencial cuidar nuestra salud y bienestar. Una forma en que las personas mayores pueden hacerlo es asegurándose de obtener los nutrientes que necesitan a través de alimentos saludables y equilibrados. Sin embargo, algunas personas pueden recurrir a suplementos alimenticios para complementar su dieta, lo que puede tener efectos negativos, especialmente si se toman en exceso.


En este artículo, hablaremos sobre cuatro nutrientes que las personas mayores de 50 años deben tomar con precaución: calcio, vitamina E, hierro y selenio. También hablaremos sobre las isoflavonas de soya y su relación con el cáncer de mama en mujeres mayores.

Calcio

Es importante que obtengas suficiente calcio para tu cuerpo, pero no es recomendable tomar un suplemento para ello. El calcio que necesitas lo puedes obtener de los alimentos que consumes a diario. ¿Por qué no un suplemento? Porque, aunque el calcio es bueno para tu cuerpo, si lo tomas en exceso puede tener efectos negativos.


Si bien es cierto que el calcio es bueno para la salud de tus huesos y dientes, si tomas un suplemento de calcio, este puede causar que se acumule en tus riñones y arterias, lo que aumenta el riesgo de sufrir problemas renales y enfermedades cardiovasculares.


Por lo tanto, es mejor obtener el calcio que necesitas de los alimentos que consumes a diario, como sardinas, queso, almendras. Además, es importante que también obtengas suficiente vitamina D para que el calcio se absorba adecuadamente en tu cuerpo. La vitamina D la puedes obtener de alimentos como pescados con piel y huesos o de una exposición adecuada al sol.


Recuerda que la clave es un equilibrio adecuado de calcio y otros minerales, como el magnesio, que trabajan juntos para mantener tu cuerpo sano. Si sientes que necesitas un suplemento de magnesio para ayudar a equilibrar tus niveles de calcio, entonces también es una buena opción.


En resumen, es mejor obtener tu calcio de alimentos naturales y balancear tu dieta con otros minerales importantes como el magnesio. Y recuerda también obtener suficiente vitamina D para una absorción adecuada del calcio en tu cuerpo.

Vitamina E

La vitamina E, la vitamina A y otros antioxidantes son importantes para nuestra salud, pero no debemos tomarlos en exceso.

Nuestro cuerpo está diseñado para combatir el estrés oxidativo de manera natural, por lo que debemos permitirle hacer su trabajo. Si tomamos demasiados antioxidantes, podemos debilitar nuestro cuerpo y evitar que desarrolle la capacidad de superar el estrés oxidativo.

Además, necesitamos exponer nuestro cuerpo a un poco de estrés oxidativo para mantenernos saludables a medida que envejecemos. Si no lo hacemos, podemos perder nuestra capacidad para combatir el estrés oxidativo y desarrollar enfermedades metabólicas.

La vitamina E es especialmente importante para la función mitocondrial, que es esencial para la producción de energía en nuestras células. Tomar grandes dosis de vitamina E puede interferir con la función mitocondrial y reducir nuestra capacidad para combatir el estrés oxidativo.

Por lo tanto, es mejor tomar dosis bajas de vitamina E de 45 a 50 mg para obtener los beneficios antioxidantes que necesitamos. Además, podemos obtener antioxidantes naturales de nuestra dieta diaria, en alimentos como el aceite de oliva, maní y almendras.

Hierro

A menos que un profesional médico te haya dicho que necesitas hierro, no debes tomar suplementos de hierro en exceso. Incluso si te han recomendado suplementos, es importante recordar que los niveles de hierro que se miden en la sangre no son necesariamente los mismos niveles almacenados en tu cuerpo.

El hierro es importante porque transporta oxígeno en tu cuerpo, pero también puede oxidarse fácilmente. Esto puede competir con otros minerales que necesitan oxidación, como el magnesio, y desequilibrar tu cuerpo. Además, estudios recientes han demostrado que los macrófagos y otras células inmunitarias absorben hierro, lo que puede desencadenar una reacción inflamatoria.

Para mantener un equilibrio saludable de hierro en tu cuerpo, es importante comer alimentos ricos en hierro, como carne y asegurarse de obtener suficientes minerales como el magnesio. Si necesitas tomar suplementos de hierro, asegúrate de hacerlo bajo la supervisión de un profesional médico.


En resumen, es importante ser consciente de los niveles de hierro en tu cuerpo y no tomar suplementos de hierro en exceso sin la recomendación de un profesional médico. Comer alimentos ricos en hierro y obtener suficientes minerales es una forma saludable de mantener el equilibrio de hierro en tu cuerpo.

Selenio

Cuando se trata de tomar selenio, es mejor obtenerlo a través de alimentos tradicionales como las nuez de Brasil. La cantidad necesaria es pequeña y es importante tener cuidado al tomar suplementos de selenio.

Un estudio publicado por el Journal of the National Cancer Institute encontró que si ya tienes suficiente selenio en tu cuerpo y luego tomas un suplemento, puedes aumentar el riesgo de cáncer de próstata en un 91%. Aunque la razón no está clara, es un dato preocupante y conviene ser precavido.

Isoflavonas de soya

En cuanto a las mujeres, es importante evitar los suplementos que contienen isoflavonas de soja. A veces, después de la menopausia, las mujeres pueden sentirse tentadas a consumir soja porque es un fitoestrógeno, que imita la acción del estrógeno.

Sin embargo, se ha encontrado que las isoflavonas de soja aumentan el riesgo de cáncer de mama. Te recomendamos que evites los suplementos que contienen isoflavonas de soja siempre que sea posible.



72 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page