Razones por las que puedes no estar en cetosis

La dieta keto o dieta cetogénica se propone como un método eficaz para bajar de peso y reducir grasa corporal. Este proceso se logra gracias al proceso de cetosis, en donde el cuerpo utiliza las reservas de grasa para funcionar. Si estás realizando la dieta keto y no obtienes demasiados resultados, conoce las principales razones por las que puedes no estar en cetosis.





¿Qué es la cetosis y cómo funciona?

Antes de mencionar algunas de las razones por las que puedes no estar en cetosis, es importante definir que es la cetosis y en qué consiste este proceso natural del cuerpo.

Por definición, la cetosis es una situación metabólica del organismo originada por un déficit en el aporte de hidratos de carbono, lo que induce el consumo de las grasas a fin de obtener energía mediante la generación de unos compuestos llamados “cuerpos cetogénicos”.

La principal función de estos cuerpos es la descomposición de las grasas en cadenas más cortas, generando acetoacetato que es usado como energía por el cerebro (en estados de ayuno aporta el 75 % de la energía) y el resto de los órganos del cuerpo humano.

Al mejorar la capacidad oxidativa de las grasas en el cuerpo, este proceso es la clave para tener resultados en la dieta keto.


Razones por las que puedes no estar en cetosis

Al momento de optar por la dieta keto como un método eficaz para controlar peso, reducir grasa corporal y prevenir enfermedades asociadas a la obesidad o malos hábitos, es fundamental seguir ciertos pasos muy importantes.

Contar con el asesoramiento y seguimiento de un nutricionista o profesional de la salud permitirá que pueda transitar este cambio nutricional y de hábitos de una forma más saludable y con mayores probabilidades de tener los resultados deseados.

Si se lleva un tiempo considerable realizando la dieta keto -entre 1 a 3 meses - y aún no se observan resultados, hay ciertos indicios que pueden evidenciar que el cuerpo no ha entrado en estado de cetosis.

Las principales razones son:


Estás incorporando alimentos no recomendados

Sin lugar a dudas, el factor clave para tener éxito con la dieta keto, son los alimentos que incorporamos.

Se debe seguir un plan alimenticio sumamente bajo en hidratos de carbono y moderar las proteínas, ya que si esto no se cumple el cuerpo no podrá entrar en cetosis y seguirá metabolizando los glúcidos para obtener energía.


No registras una disminución en el apetito ni mayor sed

Un síntoma muy frecuente al entrar en cetosis son los cambios en los niveles de apetito y sed.

Esta reducción del apetito se presenta como respuesta a un efecto natural provocado por el aumento de proteína y vegetales keto friendly, los cuales brindan saciedad por más tiempo e influyen en el proceso normal de las hormonas del apetito como la ghrelina.

En cuanto a la sensación de sed, es frecuente sentir la boca más seca y tener mayor sensación de sed constantemente. Cuando entras en cetosis el cuerpo tiende a eliminar el exceso de agua (y de sodio) que se tiene y esto puede provocar que aumente la necesidad de consumir agua.


Sufres cansancio y baja energía

Cuando el organismo se encuentra en estado de cetosis, se suelen incrementar los niveles de energía y vitalidad.

Si bien al transitar los primeros días se puede observar un cambio de humor, algo de ansiedad y algún que otro malestar, rápidamente los síntomas cambian a un estado de concentración y mayor rendimiento.

Esto se debe a la eficacia de las cetonas, que son un combustible tan útil para el cerebro que se ha descubierto que podrían contrarrestar la pérdida de memoria y otras afecciones.


No sufres cambios en el aliento

Uno de los mayores síntomas que se suelen experimentar al iniciar la dieta cetogénica es el cambio en el gusto y el aliento.

El llamado “aliento cetogénico” suele presentar un olor que tiende a ligeramente afrutado o, incluso, a metálico.También se debe a la liberación de las cetonas y la reducción de azúcares.


No has experimentado malestares digestivos

Si bien es una de las etapas menos agradables para quienes comienzan con la dieta keto, sufrir algunos malestares como diarreas, estreñimiento o vómitos es un indicio claro de que el cuerpo está entrando en estado de cetosis.

Estos efectos son temporales, y responden a los cambios alimenticios bruscos que pueden afectar el sistema digestivo de las personas -sobretodo quienes mantienen una dieta alta en hidratos de carbono y bajas en grasas y proteínas-.




¿Se puede medir la cetosis en el cuerpo?

Además de guiarnos por los síntomas y hábitos mencionados previamente, hay ciertas técnicas que pueden brindar un panorama más certero que confirme si estamos o no en cetosis. Entre los métodos más utilizados se destacan:

  • Tiras reactivas para la orina

Se pueden conseguir en farmacias y dan como resultado un estimado de la concentración de cetonas en sangre.

Tras introducirlas en la orina y esperar 15 minutos, las tiras deben reaccionar y cambiar de color. Dependiendo del color que resulte tendremos una aproximación de las cetonas en nuestra sangre.

  • Análisis de sangre

Uno de los métodos más exactos y utilizados por médicos es el análisis de sangre convencional.

Los análisis de sangre periódicos pueden ser recomendables para llevar un chequeo exacto, no solo de las cetonas, sino también de los nutrientes necesarios para un rendimiento acorde y saludable.


Recuerda que el proceso de obtención de resultados de la dieta keto lleva su tiempo y la constancia y dedicación es fundamental.

Con un seguimiento profesional y responsable, sumado al compromiso de aplicar las instrucciones y pautas brindadas, los resultados posibles de la dieta son sumamente beneficiosos y pueden transformar su vida.

¡Aprende más sobre el mundo keto en nuestro blog!


34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo