Cómo hacer de la dieta Keto un estilo de vida



Para quienes no saben, la dieta keto consiste en la limitación de hidratos de carbono para reemplazarlos por grasas. Las grasas harán el trabajo de los carbohidratos que es darnos energía, pero a su vez, aportarán muchos más nutrientes que favorecen a nuestras células y que al pasar por el estado de cetosis, nos ayudarán a bajar de peso.


Nuestro cuerpo ingresa a un estado de cetosis cuando existe una carencia de hidratos de carbono en lo que ingerimos. Entonces, al no tener carbohidratos para mantenerse energético, nuestro propio sistema acude a las grasas localizadas en las distintas partes del cuerpo para alimentarse.


Llevar una dieta cetogénica o keto, es saludable y accesible. Además, no necesitas privarte de aquellos alimentos deliciosos que solemos descartar en dietas restrictivas y de corto plazo. En cambio, incluimos muchísimos alimentos que podremos ir variando y combinando de manera diferente y sabrosa.


Evitar los carbohidratos


Para llevar un estilo de vida keto o cetogénico, la clave es evitar todos aquellos alimentos que contengan carbohidratos, como por ejemplo:

  • Las legumbres: lentejas, garbanzos, frijoles, entre otras.

  • Los granos: arroz, maíz, trigo, salvado, etc.

  • Frutas y verduras con exceso de azúcar o almidón: como papa, zanahoria, banana, pera, manzana.

Ahora bien, para nutrir a nuestro cuerpo de todas las vitaminas, minerales y propiedades que necesita para mantenerse sano y fuerte, es importante reemplazar estos alimentos mencionados por otros alimentos de alto valor nutricional, ricos en grasas y libres de carbohidratos. Evitando siempre los alimentos ultra procesados.


Un estilo de vida volcado a la lista de compras


Si quieres hacer de la dieta keto o cetogénica un estilo de vida, es necesario que toda tu cocina y tu alacena estén adaptadas a ella. Esto quiere decir que la mejor forma de evitar los carbohidratos es no teniéndolos en casa. Por el contrario, debes contar siempre con aquellos alimentos que te mantendrán en estado de cetosis.


Cuando llegue la hora de ir al supermercado o de hacer tus compras del mes, recuerda que en tu plato de cada día debe haber proteínas, grasas saludables y algunas hojas verdes, por ejemplo.


Y si quieres saber cuáles son los alimentos que no pueden faltarte en una dieta cetogénica, recuerda que tenemos un post específico dedicado a eso.


Lo importante aquí es que tengas en cuenta lo básico e indispensable, como los huevos para el desayuno, a los que puedes acompañar con algunas rodajas de tocino. Pescado, lechuga y tomate, acompañados de un buen chorro de aceite de oliva extra virgen para el almuerzo, o un puñado de frutos secos durante la tarde, son ideas rápidas y que puedes tener a mano para no romper la cetosis.


No es una dieta, es un estilo de vida


A medida que pasa el tiempo y tu cuerpo se acostumbra a no ingerir hidratos de carbono, comienzas a sentirte más liviano, con mucha más energía física y mental y el mantener un peso saludable ayuda a tener un mejor estado de ánimo. Una cosa lleva a la otra y se convierte en un círculo virtuoso en el que te mantienes en positivo.


La idea no es pasar hambre ni renunciar a alimentos sabrosos. Sino que todo lo contrario. Afortunadamente, la dieta keto o cetogénica incluye muchísimos alimentos que solemos comer en nuestra vida cotidiana y que ya están adheridos a nuestros hábitos. Es solo cuestión de organización y de saber administrarlos.


Ya no deberás renunciar a un huevo frito, ni a la mayonesa, ni a un buen bistec. Lo único que hace falta para mantenerte en cetosis es excluir el pan, al que puedes reemplazarlo por unos huevos revueltos, excluir la pasta, a la que puedes reemplazar por una carne al horno con salsa de hongos o evitar los dulces y comer unas almendras. Hasta aquí, suena delicioso.





Qué debes tener en cuenta a la hora de implementar la dieta keto en tu vida


Cuando nos iniciamos en la dieta keto o cetogénica, muchas veces caemos en el error de consumir cualquier tipo de grasas, sin pensar en el valor nutricional de ese alimento que le estamos dando de ingerir a nuestro cuerpo. Para que eso no te pase, es clave saber reconocer los tipos de grasa y elegir la que más nos impacte positivamente en nuestro organismo.

Si quieres saber cuales son los tipos de grasas y cómo reconocerlos, te recomendamos que visites nuestro post acerca de la temática. Pero como para que te des una idea, se trata de evitar las grasas ultra procesadas y de elegir alimentos que contengan pocos ingredientes en su preparación y mucho mejor si son orgánicos.