top of page

Dieta keto o cetogénica: 10 datos que debes conocer



La dieta cetogénica o también conocida como dieta keto por sus siglas en inglés, ha ganado relevancia en los últimos años por sus potentes atributos para la salud humana: pérdida de grasa, aumento de masa muscular, mayor energía, mayor destreza física y mental, entre muchos otros beneficios que viene acuñando.


Por eso, si todavía no estás del todo interiorizado en relación a este nuevo estilo de vida que extiende fronteras y que comparte asiduos de todo el mundo, en este artículo te contaremos diez datos que debes conocer si recién estás adaptando tus hábitos y rutina a la tan buscada cetosis.

Quédate hasta el final de este artículo para conocer e implementar cada uno de los diez datos que debes conocer sobre la dieta keto o cetogénica.



  1. El origen de la dieta cetogénica era para uso médico

Hace más de cien años, desde la clínica Mayo en Estados Unidos, se llegó a la conclusión de que el estado de cetosis era beneficioso para combatir la epilepsia y las convulsiones. A medida que pasaron los años, también comenzó a utilizarse para tratar enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, el Parkinson y la demencia senil; enfermedades psicológicas como la depresión o la esquizofrenia; los altos niveles de colesterol malo en sangre y la diabetes tipo dos; el síndrome de ovario poliquístico en mujeres y varios tipos de cancer.


Por supuesto, si posees alguna de estas enfermedades es mejor que antes de implementar la dieta cetogénica lo consultes con tu médico.



2. Con la dieta cetogénica te alimentas de tu propia grasa

El cuerpo humano vive a base de tres macronutrientes: las grasas, las proteínas y los carbohidratos hace ya más de trescientos mil años. Los carbohidratos son los encargados de brindarnos la energía que necesitamos durante el día a día, convirtiéndose en azúcar al ingresar a nuestro organismo.


Al eliminar los carbohidratos de la dieta, nuestro cuerpo debe acudir a los depósitos de grasa para generar energía y es ahí donde entra en juego la cetosis.



3. Entrar en cetosis puede tardar unos días

Como te contaba en el punto anterior, hace más de trescientos mil años que nos alimentamos a base de carbohidratos, proteínas y grasas, por lo que al eliminar los carbohidratos, que son la fuente base de nuestra energía cotidiana, puede que nuestro cuerpo tarde unos días en darse cuenta de que debe acudir a las grasas.



4. Cuando comienzas la dieta cetogénica puedes sufrir la gripe keto

Así como tu cuerpo puede tardar algunos días en entrar en cetosis, es decir, en comenzar a recurrir a tus depósitos de grasa para producir energía, por este mismo motivo puedes llegar a experimentar sensaciones similares a las que sientes durante el ayuno, porque para tu cuerpo, al no estar ingiriendo carbohidratos, es como si no estuvieras comiendo nada.


Durante la gripe keto, tu cuerpo que se siente carente de energía puede expresarse a través de dolor de cabeza, de garganta, cansancio extremo y síntomas similares a un resfriado. No debes preocuparte, esto se irá apenas tu organismo entienda que debe alimentarse de las grasas.



5. La dieta keto eleva tus niveles de atención y rendimiento mental

Sucede que, a diferencia de los carbohidratos que nos dan energía a corto plazo, cuando generamos energía mediante la grasa, es decir, cuando estamos en cetosis, le estamos dando a nuestro cerebro un mejor combustible, ya que las células de nuestro cerebro prefieren la grasa antes que el azúcar.



6. La cetosis te ayuda a mantenerte jóven

Cuando estamos en cetosis cada célula de nuestro cuerpo es reparada porque nuestro organismo debe romperlas para descomponer sus toxinas y oxidarlas y de este modo producir energía. Es por eso que cada célula víctima del estrés oxidativo va a renovar sus componentes, lo que nos aportará un mejor aspecto interno y externo.



7. Con la dieta keto no necesitas restringir las calorías

Como los alimentos con mayor nivel calórico son los carbohidratos, difícilmente excedas tu límite calórico con la dieta keto, por lo tanto, no necesitarás estar contando calorías todo el tiempo y podrás disfrutar de deliciosos y saciantes alimentos.



8. Durante la dieta keto no puedes comer granos, cereales, legumbres, frutas y vegetales que crecen debajo de la tierra

Todos los alimentos con altos contenidos de azúcar, ya sea fructosa, lactosa, sacarosa, almidón y lo que eleve tus picos de glucosa están prohibidos. Para reemplazarlos puedes acudir a una gran variedad de alimentos tales como todas las carnes con sus huesos, piel y grasa; productos lácteos como crema de leche, manteca clarificada y quesos con bajos porcentajes de lactosa (los más duros); frutos secos y semillas; aguacate y champiñones; aceites extra vírgenes como el de oliva, coco o aguacate.



9. Puedes comer frutos rojos y mantenerte en cetosis

La únicas frutas permitidas durante la dieta keto son los frutos rojos en porciones pequeñas y teniendo siempre en cuenta no exceder los veinticinco gramos de carbohidratos permitidos diariamente en tu dieta keto.



10. Los vegetales de hoja verde, con altos porcentaje de agua y hongos están permitidos

Si has escuchado decir que la dieta cetogénica es mala porque no permite el consumo de vegetales pues aquí tienes la información necesaria para refutar ese planteo. Pues durante una dieta keto puedes comer lechuga, espinaca, kale, pepino, tomate, entre muchas otras verduras ricas en agua, en fibra, en vitaminas y en minerales esenciales.

Además, puedes consumir los diferentes tipos de hongos comestibles que sumarán propiedades beneficiosas para el organismo, como así también mucho sabor y textura a tus comidas.


517 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page