Alimentos prohibidos en la dieta keto


La dieta keto o cetogénica es uno de los estilos de vida saludables más elegidos en el mundo de hoy. Cientos de artistas y famosos comentan públicamente que forma parte de sus hábitos y son cada vez más los que optan por llevar una vida keto o cetogénica.


En primera instancia, que la dieta keto sea tan elegida tiene una razón de ser muy simple: no debes preocuparte por la cantidad de calorías que consumes, por lo que tienes garantizada la saciedad. Además, es muy difícil que no puedas cumplir antojos, ya que es una dieta que te permite incluir alimentos muy sabrosos.


Si aún no iniciaste en la dieta keto o no tienes bien en claro de qué se trata, continúa leyendo este artículo en donde conocerás las claves para mantenerte en cetosis, eliminar esa grasa localizada que tanto te molesta y sumar muchos otros beneficios para tu salud física y mental.




¿Qué alimentos están prohibidos en la dieta keto?

La alimentación humana moderna está basada en tres macronutrientes, que son los pilares de la alimentación que venimos implementando a lo largo de los últimos cien mil años.

Estos tres macronutrientes son las grasas, las proteínas y los carbohidratos. Durante una dieta keto o cetogénica la grasa es la fuente principal de energía, seguida de las proteínas y los carbohidratos son reducidos a tan solo cuarenta gramos diarios, es decir, se eliminan casi todos ellos.


El macronutriente excluido de la dieta keto, es decir, los carbohidratos, está presente en todos aquellos alimentos que contienen azúcar y/o almidón. Y reúne al único grupo de alimentos que no está permitido consumir durante una dieta keto o cetogénica.




¿Qué son los carbohidratos y dónde se encuentran?

Los carbohidratos representan la principal fuente de energía de nuestro cuerpo. Si bien pueden ser de sabor dulce o salado, al ingresar a nuestro organismo se convierten en azúcar lista para transformar en energía.


El problema radica en que al ser tan sabrosos, nuestra mente no sabe ponerles un freno, por lo que siempre tendemos a comer más carbohidratos de los que necesitamos. Entonces, al no quemar esa energía que nos aportan, la misma termina transformándose en grasa y depositandose en esos lugares donde encontramos adiposidades.


Puedes encontrar carbohidratos en diferentes grupos de alimentos, como por ejemplo los que contienen almidones como los cereales, los granos, las legumbres y las verduras que crecen debajo de la tierra. Por otro lado, puedes encontrar azúcar en sus diversas formas, ya sea la fructosa de las frutas, la lactosa de los lácteos -principalmente la leche-, la sacarosa del azúcar de mesa y la miel.




Alimentos que no se deben comer en la dieta keto

Como ya habrás notado, los ingredientes y alimentos que quedan excluidos de la dieta keto o cetogénica son los siguientes:

  • Trigo: harina, avena, panes, galletas, pasta, pizza, bollería.

  • Cebada, centeno.

  • Arroz. Arroz yamaní. Arroz integral.

  • Lentejas, garbanzos, frijoles, maíz, soya.

  • Papa, batata, yuca, zanahoria, remolacha.

  • Frutas: naranja, manzana, banana, pera, ciruelas, uvas.

  • Leche de vaca.

  • Azúcar: azúcar de mesa, golosinas, helado, refrescos, snacks, frutas confitadas.

  • Miel.

  • Alcohol.



¿Cómo reemplazar los carbohidratos durante la dieta keto?

Como habrás visto, si bien los alimentos de la lista no son los más sabrosos, sí representan a los que abundan en la mayoría de los hogares. Es por eso que eliminar los carbohidratos se torna tan difícil, ya que la mayoría de ultraprocesados los contienen y en la vida moderna este tipo de productos alimenticios abundan. ¿O acaso no has sufrido un atracón de comida rápida alguna vez? ¿Y cada cuánto se repite?


Tanto la primera, como la segunda semana en dieta keto puede costar, pero una vez te acostumbres a vivir sin carbohidratos, de seguro tu cuerpo, tu mente y tu relación con la comida van a cambiar rotundamente, ya que a nuestra mente le cuesta mucho asumir la saciedad frente a estos alimentos, en cambio, con porciones justas de proteínas y de grasa el cuerpo y la mente dicen basta, poniendo el freno que muchas veces tú no puedes.


En esta última sección del artículo encontrarás reemplazos que te ayudarán a no darte cuenta de la transición que estás a punto de hacer y de la que no te arrepentirás.