Dieta keto y testosterona




Una de las tantas preocupaciones que sufren los hombres en la actualidad son las anomalías en la vida sexual, provocadas por bajos niveles de deseo, dificultad al momento de tener una erección o bajo rendimiento durante la actividad sexual.


Entre otras cosas, las causas más comunes de estos desajustes anímicos, mentales y físicos están relacionados con malos hábitos en la vida cotidiana. Desde llevar una alimentación rica en carbohidratos a no dormir lo suficiente.


El estrés es uno de los factores que también juegan en contra y que en los últimos años ha ido ganando cada vez más protagonismo. Otras cuestiones como el sobrepeso en los hombres causa alteraciones hormonales que también son responsables.





¿Quién es el responsable del deseo y el rendimiento sexual?

La testosterona o también llamada “hormona masculina” es la encargada, entre otras hormonas sexuales, de aumentar la líbido para potenciar el deseo sexual y generar espermatozoides para mejorar la fertilidad.


Esta hormona que se produce en los testículos es también la que nos da energía y potencia sexual para vivir una vida sexual satisfactoria y llevar adelante una vida activa en todos sus ámbitos ya que tendrás la energía y la fuerza suficiente para todas las demás actividades cotidianas.


Además, la testosterona es necesaria para la distribución de las grasas en el cuerpo, la producción de glóbulos rojos, ayuda a generar masa muscular y densidad en los huesos.


Síntomas de un bajo nivel de testosterona:

  • Disminución o falta de deseo sexual.

  • Depresión o sensación de angustia.

  • Disfunción eréctil.

  • Energía baja.

  • Mala memoria y concentración.

  • Disminución del recuento de espermatozoides.

  • Exceso de grasa alrededor de la cintura.




Cómo influye la dieta keto en tu producción de testosterona


Como ya sabrás, la dieta cetogénica implica reducir la ingesta de hidratos de carbono, potenciando el consumo de grasas saludables y en menor medida de proteínas. Al eliminar los hidratos de carbono de tu dieta diaria, estarás fomentando el conocido estado de cetosis, un proceso por el cual el organismo comienza a producir la energía que necesita a través de la quema de grasas localizadas en las adiposidades de tu cuerpo.


De esta manera no solo pierdes peso, ya que quemas grasa, sino que estarás eliminando grasa y manteniendo la masa corporal magra, lo que es muy difícil de llevar adelante con otras dietas.


Además, la dieta keto o cetogénica tiene otros beneficios para la salud, siendo esta una terapia alternativa para una larga lista de enfermedades, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Epilepsia resistente a los medicamentos.

  • Cáncer.

  • Síndrome metabólico.

  • Diabetes tipo 2.

  • Enfermedad de Alzheimer.

  • Enfermedad de Parkinson.

  • Síndrome de ovario poliquístico.

Cetosis y producción de testosterona


Ahora bien, te preguntarás qué tiene esto que ver con la producción de testosterona. Pues es que, la grasa localizada en tu cuerpo, esas áreas con adiposidades que mueres por eliminar, te están jugando una mala pasada.


La grasa es la responsable de producir una mayor cantidad de hormonas sexuales, el problema es que no solo produce testosterona, sino que también lo hace con el estrógeno. Como lo habrás escuchado, el estrógeno es la “hormona femenina” responsable de acumular más grasa en ciertas partes del cuerpo como la cintura, los pechos y los muslos y lo más grave en este caso, es que inhibe las hormonas de estimulación testicular, como lo es la testosterona.


Entonces, cuanto más grasa tienes acumulada en tu cuerpo, más estrógeno generas, y ese estrógeno inhibe la acción de la testosterona. Además, el mismo estrógeno se encarga de que no puedas perder peso y que por el contrario acumules más grasa, lo que te introduce en un círculo vicioso dañino.


Llevar una dieta keto o cetogénica te ayudará gradualmente a eliminar la grasa de tu cuerpo, perder peso de manera efectiva y manteniendo tu masa muscular. Pero las hormonas no se estabilizarán apenas comiences la dieta, sino que más bien esto va a llevarte tiempo.





La grasa en la dieta aumenta los niveles de hormonas sexuales


Como ya te adelantamos, la cantidad de grasa que consumes en tu dieta influye en tu producción de hormonas sexuales, por lo que, si llevas una dieta rica en carbohidratos, comes mucha bollería, azúcar, entre otras cosas, es muy probable que no estés produciendo la testosterona suficiente.


La grasa localizada en tu cuerpo y los bajos niveles de grasa en tu dieta pueden estar siendo responsables de los bajos niveles de testosterona. Por eso, introducirte en una dieta keto o cetogénica, cambiar tus hábitos y consumir más grasas saludables, hará que, progresivamente tu testosterona aumente.


Grasas que estimulan la producción de testosterona:

  • Aceitunas y aceite de oliva extra virgen.

  • Coco y aceite de coco.

  • Aguacate.

  • Grasa de animales alimentados con pasto.

  • Carne alimentada con pasto.

  • Almendras.



Hábitos keto-cetogénicos que te ayudarán a recuperar la testosterona


Aumenta el consumo de verduras bajas en carbohidratos

  • Espárragos.

  • Brócoli.

  • Coliflor.

  • Coles de Bruselas.

  • Apio.

  • Pepinos.

  • Calabacín.

  • Espinaca.

Consume vitamina D


Simplemente exponiéndote al sol con protector solar al menos diez minutos al día, estarás aportando a tu cuerpo la vitamina D que necesita.


El atún, los arenques y el pescado en general, son una fuente importante de este nutriente, como también lo son los huevos y los lácteos enteros como quesos, mantequilla y yogurt natural.


Incorpora más aminoácidos y zinc

  • Come carne alimentada con pasto.

  • Pez salvaje.

  • Huevos.

  • Salmón.

  • Ostras.

  • Ave doméstica.

  • Mariscos.

  • Jengibre.

Reduce el estrés


Aunque es muy fácil decirlo pero difícil llevarlo adelante, hay ciertas prácticas diarias que te ayudarán a reducir el estrés de manera notoria. Estos son algunos ejemplos:


Aprende a intercalar ejercicios físicos

Los períodos prolongados y vigorosos de ejercicio disminuyen el deseo sexual y los niveles de testosterona cuando hablamos de ejercicios de cardio de alta resistencia. Esto es así ya que, las actividades de cardio como correr, trotar o hacer bicicleta aumentan la hormona cortisol, también conocida como hormona del estrés, que puede disminuir la testosterona.


Por lo tanto, lo más recomendable es alternar los ejercicios de cardio de una hora con entrenamientos más cortos relacionados con el peso y los movimientos complejos. Aumentar el peso que usas para ejercitarte también te servirá, ya que te ayuda a maximizar la quema de grasa.


Haz actividades relajantes

Existen un sinfín de actividades relajantes, y eso hasta puede variar de persona a persona. Ya sea leer, escribir, escuchar música, dar un paseo por la naturaleza, meditar o hacer yoga, hasta ir a visitar a un psicólogo puede ayudar a reducir el estrés entre otros beneficios.


Dormir entre 7 y 8 horas diarias durante la noche